Testificar de la Luz

 
 

 

Testificar de la Luz

"Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan".  Fue Juan el Bautista. Ha sido llamado "el precursor"  de Jesús.  El mismo dijo que era como una voz que clamaba: "Enderezad el camino del Señor" (v.23).  Juan entendía bien cuál era su misión.  "Es necesario que él crezca,pero que yo mengûe" (Juan 3:30).

Juan sabía que él mismo no tenía mucha importancia.  No deseaba honores.  Sabía que no era la luz, solamente era el reflector de ella; no era el candil, solamente era el candelabro; no era la llama, era solamente la lámpara.

En esto todos los cristianos se parecen a Juan el Bautista.  Son portadores de la luz que es Cristo Jesús.  Cuando dan su testimonio, hablan del poder y la gracia de Jesús, no de la suya propia.  Cuando testifican hablan de cuanto vale él, no de lo que ellos mismos valen.

Oración: Señor, que mi vida proclame al mundo: ¡He aquí el Cordero de Dios,que quita el pecado del mundo!