El Beso de verdad

 
 

El Beso de Verdad

Proverbios  24: 1-7, 15-18, 23-26

“Una respuesta sincera es como un beso en los labios” (v. 26)

Gran parte de Proverbios consiste de dichos sabios – breves declaraciones con profundas lecciones.  Este proverbio en particular no es una excepción.  Miremos a algunas de las declaraciones que incluye.  Los versículos 3 y 4 dicen:

Con sabiduría se construye la casa; con inteligencia se echan los cimientos.
Con  buen juicio se llenan sus cuartos de ellos y extraordinarios tesoros
 

La sabiduría es básica.  Sobre ella se puede construir una ‘casa’.   Y así se forma

una relación:   relaciones que son ‘tesoros raros y hermosos’.  Un hogar, creando una atmósfera en que todo se enfoca en Dios – influenciando a muchos, lo que agrada mucho a Dios.

Leemos más adelante  y encontramos dos versículos importantes:

No te alegres cuando caiga tu enemigo, ni se regocije tu corazón ante su
desgracia, no sea que el Señor lo vea y no lo apruebe, y aparte de él su
enojo.
 

¿Alguna vez se ha regocijado usted por la caída de otro?  Es posible que sea una reacción natural humana, pero eso no la convierte en correcta. Solamente Dios es el juez de todo. Debemos pedir perdón si no hemos actuado en una manera piadosa.

¿Y qué del enfoque del versículo citado arriba?  Es la única referencia en el Antiguo Testamento respecto a besos en los labios.  Habla de honestidad, verdad, de decir la palabra correcta en el momento correcto. Es como un beso en los labios – no una sugerencia, sino un sello de que todo está bien.

 

Oración

Señor, oro por mi hogar.  Que pueda estar lleno con tu presencia.  Ayúdame a no juzgar a otros, pero ver solamente lo mejor en la gente.  Y que todas las palabras que pronuncie hoy sean honestas y de integridad – todo por mi profundo amor por ti.