Qué es el Ejército de Salvación

 
 

El Ejército de Salvación es un movimiento internacional religioso y de caridad con un sistema distintivamente militar en su estructura y organización. Forma una parte integral de la iglesia cristiana. Las doctrinas se encuadran en la corriente principal de la fe cristiana. Los propósitos son "el avance de la fe cristiana, de educación, el alivio de la pobreza y el bienestar de la comunidad humana en su totalidad."

El movimiento, fundado en 1865 por William Booth, se ha extendido desde Londres, Inglaterra, a muchas partes del mundo.

William Booth predicando en una  reunión realizada en una carpa en Londres

Este Ejército levantado por Dios para ganar al mundo para Cristo y servir a la humanidad que sufre, como fue expresado por el primer salvacionista, William Booth, sigue teniendo estas premisas como fundamento para sus innumerables esfuerzos.   Esta claridad de propósito y el elevado llamado de Dios al Ejército de Salvación,  siguen siendo la motivación de todo lo que hace.

Gente de todas las clases sociales concurría a las reuniones de William Booth y de sus colaboradores. Se había notado que unas pobres niñas eran explotadas por personas de mal vivir.  Carecían de recursos y amistades de modo que todo deseo de enmendar sus vidas se estrellaba ante la imposibilidad de hacerlo. Una señora ofreció algunas habitaciones de su hogar para que estas jovencitas pudieran pernoctar, y durante el día se ganaran la vida honrada y decentemente en diversas ocupaciones. Este fue el germen de la obra social femenina, cuyo trabajo de rescate y protección a la mujer alcanza actualmente proyecciones notables.

Una noche fría de invierno, William Booth descubrió  que debajo de los puentes de Londres,  habían hombres desamparados que procuraban cobijarse de las inclemencias del tiempo,  con trapos y papeles de diario. Conmovido por este cuadro, intentó la primera forma de asistencia social que más tarde se convirtió en obra social masculina.

La conciencia que la fe cristiana debe manifestarse en una ética social, impulsó a William Booth a crear un proyecto de apoyo integral a los necesitados. En un principio sólo contemplaba la posibilidad de brindarles las atenciones mínimas que recibía el caballo de un coche de plaza, que diariamente tenía techo, ración y descanso.

Actualmente la obra social salvacionista es variada e incluye también el trabajo en colaboración con gobiernos en países donde éste delega en instituciones privadas la misión asistencial de los necesitados.