Miembros

 
 

Usted puede ser parte activa del Ejército de Salvación a través de las siguientes maneras:

Oficiales

Corresponden a los pastores o ministros de Dios de la institución que llegan a ser investidos como tales,  en obediencia a su vocación divina. Estos son los hombres y mujeres que, habiendo sentido el llamado de Dios, dejan sus hogares y ocupaciones y luego de un curso intensivo de entrenamieto en la Escuela de Cadetes (Seminario), se dedican por entero al servicio espiritual y social bajo la bandera salvacionista.

 

 

 

Soldados

El Ejército de Salvación se compone de miembros activos de un cuerpo (iglesia), que han aceptado las doctrinas del Ejército de Salvación, han recibido el perdón de sus pecados, han experimentado la conversión por el poder divino y han sido enroladas bajo su bandera en calidad de luchadores por la causa de Dios y la salvación de las almas. Antes de llegar a ser soldados han debido ser inscritos como reclutas o jóvenes soldados (según su edad), firmar los "Artículos de Guerra" y ser enrolados públicamente. Los jóvenes y señoritas pueden ser soldados a partir de los catorce años de edad; los de menor edad pueden ser enrolados como jóvenes soldados.

 

 

Adherentes

Las personas mayores de quince años de edad que concurran asiduamente a las reuniones, acepten las doctrinas salvacionistas y deseen que se les considere como integrantes del Ejército de Salvación, pueden pedir su inscripción como "adherentes" en el registro que existe a ese efecto en cada templo.

 

Como adherente usted podrá:

Profundizar su conocimiento sobre la vida cristiana.

Llegar a conocer al Ejército de Salvación y, de acuerdo a su percepción, colaborar en los programas sociales de la iglesia local.
Evaluar el estilo y característica de nuestra iglesia, pudiendo con posterioridad decidir si desea llegar a ser un soldado.
Ser visitado por los Oficiales Directivos (pastores / ministros) de la iglesia local.
Acceder a ceremonias de dedicación de niños, bodas y otros.