Tito 2

 
 

Tito 2

13 de Octubre de 2015 
Por Philip Layton
 

Mayores instrucciones sobre la enseñanza

Preguntas para compartir

  • ¿Es este capítulo aplicable para todos los cristianos o solo para los maestros como Tito?
  • ¿Podemos sustituir las palabras “maestro” y “esclavo” con “empleador” y “empleado” (vs 9,10)?

 

Profundizando con “Palabras de vida”

Tito el joven pastor, enfrentó la misión de mantener las cosas en orden en la Iglesia de Creta. Un liderazgo fuerte es crucial para una Iglesia saludable. Ser fuerte en el conocimiento del Evangelio; ser fuerte en una vida espiritual. También es importante que los líderes estén completamente conscientes de la doctrina, así ellos pueden influenciar a los demás. Para el entendimiento de la salvación en la vida cotidiana del líder y la congregación, eso produce bienestar.

Se sabe poco sobre la fundación de la Iglesia en la isla de Creta. En Hechos 2:11 se dice que algunos cretenses estaban en Jerusalén para la fiesta de Pentecostés, cuando el Espíritu Santo se derramó sobre los apóstoles.  Ellos fueron parte de los 3.000 convertidos, quienes fueron  el núcleo de la Iglesia de Creta. Incluso cuando la iglesia era pequeña, ellos querían llegar a la madurez espiritual.

Sin importar el tamaño numérico  de una congregación. Esta debe tener líderes que sean maduros en la fe. Desde el pastor hasta el profesor de la escuela dominical; desde el coordinador de la música hasta el líder de estudio bíblico. El conocimiento de la verdad de Dios es más que un ejercicio intelectual; se trata de vivir una vida santa; gente de integridad espiritual; lideres irreprochables, fuertes en el liderazgo y firmes en la doctrina.

Hay pocas cosas más importantes que la causa de Cristo. Cuando una fe es fuerte y una vida es consistente. Dios tiene la oportunidad de lograr su propósito salvador, ya sea en la isla de Creta o donde estamos viviendo en el presente.

Pensamiento

Contacta al menos a un líder de tu iglesia, por teléfono, carta o correo electrónico, dile que lo apoyas en la oración. .

Beverly Ivany