Santiago 4

 
 

Santiago 4

09 de Noviembre de 2015
Por  Philip Layton

'Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes'


Preguntas para compartir

  • ¿Cómo entiendes el versículo 6?
  • ¿Cómo podemos someternos a Dios? ¿Crees que Santiago hablaba de un diablo literal (v 7) De ser así? ¿Como resistimos a él?
  • ¿Cuál es la esencia de la enseñanza que Santiago entrega por medio del versículo 15?
  • ¿Qué tan relevante es esto para ti y tus planes?

 

Profundizando con "Palabras de vida"

¿Alguna vez has sentido que ante ti hay una tarea muy grande? O bien, que Dios te lleva a una dirección determinada a la cual no quieres ir. Tal vez has orado para que suceda algo en específico y no sucede. Esta canción tiene que ver con la voluntad de Dios para nuestras vidas, acerca de confiar en él lo suficiente como para decir: "Hágase tu voluntad":

Mi Dios, mi Padre, hazme fuerte
Cuando los desafíos de la vida parecen largos y difíciles
Para recibirlos con esta triunfante canción
hágase tu voluntad

 (Cancionero del Ejército de Salvación /SASB  744 v 1-Traducción libre)

Se trata de tener confianza en Dios. También se trata de orar que Dios nos revelará su perfecta voluntad. Se necesita fuerza de espíritu y humildad de corazón. Sin embargo, mediante la oración, Cristo nos da la libertad:

Con una mente confiada y humilde
Encontraremos libertad en el servicio,

Orando a través de cada una de las tareas que se nos asigne
Hágase tu voluntad (v 3)

El escritor de himnos, Frederick Mann fue educado en Londres y ordenado en la Iglesia de Inglaterra en 1882. Dijo que la verdadera alegría llega a una persona sólo cuando está en la voluntad de Dios. Así que debemos preguntarnos: ¿Hoy tenemos esa alegría? ¿Estamos confiando en Dios para mañana? Cuando tenemos fe para creer que él sólo quiere lo mejor para nosotros, se escucharan las "campanadas" del Cielo, que nos da una gran esperanza. Juntos, vamos a leer en voz alta el último versículo y nos comprometeremos a seguir la voluntad perfecta de Dios para nuestras vidas:

Beverly Ivany