Juan 7 - 17 Abril de 2015

 
 

Juan 7

17 Abril dde 2015

 

Jesús va a la fiesta de los Tabernáculos


Preguntas para compartir

Aprecia la incredulidad de sus hermanos (v 5) quienes creyeron más tarde.

¿Qué crees que Jesús quiso decir en los versículos 33-36?

 

Profundizando con el libro “Palabras de vida”

Para algunas personas es algo difícil entender las similitudes entre el espíritu y el agua, el Espíritu es invisible como el aliento, sin embargo, si soplas en algo, la presencia del aliento es evidente, el aliento da vida. El agua, en cambio, es un liquido, una sustancia clara que puedes ver, sentir y probar; también da vida a cada criatura, a cada planta que lo necesite. Dos tercios del cuerpo humano consiste de agua, cuando esta cantidad disminuye, el cuerpo se debilita, lo que puede llevar, eventualmente, a la muerte. Así como necesitamos agua y aire para respirar, necesitamos el Espíritu de Dios para vivir.

Cuando hablaba con la multitud durante la celebración de la fiesta de los Tabernáculos, Jesús utilizó la analogía del agua para explicar la función del Espíritu Santo, y compartir cuán importante es esto para la vida misma. El Espíritu Santo llena la vida de significado y propósito. Jesús invita a aquellos que estén realmente "sedientos" a que vayan hacia él a beber, cuando las personas creen en él, dice, sus corazones crecen como ríos de agua viva, incentivados por el Espíritu Santo.

Existe una vida abundante para aquellos que aceptan a Cristo, y todo porque el Espíritu Santo vino sobre ellos; Esta abundancia incluye amor, sabiduría, un espíritu cuidadoso, una sensación de justicia, paz y la fuerza de llevar la carga de otro. Existe una cierta tranquilidad con eso, para la vida de Cristo, sus palabras están llenas de verdad. Es por nosotros y por otros. Podemos ser instrumentos de Dios para alcanzar y bendecir a otros, los podemos guiar hacia Jesús quien, a través de su Espíritu Santo, transformará sus vidas.

Esta agua viva, el Espíritu Santo, fluye por todo aquél que es obediente a él, cuán hermosa es la vida de aquellos que son bendecidos y que continúan bendiciendo a otros ¡El Espíritu Santo es el Agua de Vida”

Oración

Señor Jesús, creo en ti y te entrego mi vida, Lléname con tu espíritu, para que así pueda ser una bendición para ti y para otros.

 

Volver Lecturas bíblicas