Hechos 21

 
 

Hechos 21

05 de Junio de 2015
Por Philip Layton

Finalmente, Pablo regresa a Jerusalén y es arrestado tras haber sido saludado.

Preguntas para compartir

  • Comparado con el verso 3 del capitulo anterior ¿Por qué crees que Pablo no estaba preocupado en esta ocasión (v. 13)?
  • Era claro que a pesar de ser cristiano Pablo era también judío (v. 24 y v. 39)!
     

Profundizando con palabras de vida.

El era uno de los diáconos elegidos, uno de los siete elegidos para ayudar a los doce discípulos de Jesús. Juntos podrían ayudar a la distribución diaria de caridad en forma de comida o dinero. Era un ministerio de misericordia con los pobres.

Pero también fueron elegidos para encabezar el evangelismo enérgico. De acuerdo con Hechos 6:3, cuatro características eran requeridas para elegir a los nuevos líderes de la iglesia. Ellos eran escogidos entre los creyentes, de buen nombre, llenos del espíritu y sabiduría. 

Felipe es la única persona mencionada como un evangelista en el nuevo testamento, aunque la palabra en si misma es mencionada en otras dos ocasiones: Timoteo fue instado a “hacer el trabajo de un evangelista” (2 Timoteo 4:5); entonces, para construir la iglesia Dios dotó gente como apóstoles, profetas, pastores, maestros y evangelistas (Efesios 4:11)

La palabra “evangelista” viene de dos palabras que significan bien y anuncio.

Entonces un evangelista es un anunciador de buenas noticias; un individuo dotado espiritualmente por el Espíritu para construir una iglesia numéricamente, pero también para ver a aquellos que están siendo salvados sean nutridos y discipulados. :

Felipe estaba encendido, liderando una amplia cruzada y exitosa en la  ciudad de Samaria:

Al oír a Felipe y ver las señales milagrosas que realizaba, mucha gente se reunía y todos prestaban atención a su mensaje (Hechos 8:6)

Muchos fueron sanados y llenados con alegría, Felipe también estaba comprometido con un evangelismo personal, sobre eso les contaré después.

Ya sea que estemos en una gran multitud, una reunión o compartiendo una taza de té, somos todos evangelistas. Compartimos sin vergüenza las buenas noticias de Cristo con un mundo que desesperadamente lo necesita.

No vamos a eludir esta responsabilidad, más bien la veremos como un reto impresionante y vigorizante. ¿Quién va hablar con actualidad acerca de Jesús?