Hechos 2 - 11 Mayo de 2015

 
 

Hechos 2

11 de mayo del 2015

El Espíritu Santo desciende en Pentecostés y Pedro se dirige a la multitud


Preguntas para compartir

  • ¿Qué es Pentecostés?
  • ¿Por qué fueron tantos judíos de cada nación (v 5 y v 41)?
  • ¿Era esto parte del plan de Dios para que pudieran llevar el Evangelio de regreso a su tierra?

 

Profundizando con el libro “Palabras de vida”

El Dr. Myron Augsberger, una vez presidente de la universidad menonita y autor de 26 libros, dijo una vez: "Con frecuencia, cuando se menciona el Espíritu Santo, las personas son afectadas con una de las dos “enfermedades”: trismo o baile de San Vito. Ambas son espiritualmente perjudiciales ¡si es que no son fatales!

Ser llenado y dirigido por el Espíritu Santo debe ser el resultado natural del crecimiento de un creyente en Cristo. Esta progresión espiritual normal y saludable, es lo que Pablo afirmó: "Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna." (Romanos 6:22).

El evento que cambió la historia, el dinámico momento que ocurrió “cuando llegó el día de Pentecostés”, es el fin y el comienzo del camino espiritual por el que todos recorremos. Es la conclusión del plan de Dios para la redención, hemos sido "libertados del pecado” y es el comienzo de una vida terrenal llena de júbilo y victoria que nos llevará a la “vida eterna". Estar llenos del Espíritu es "el cielo en el camino al Cielo”

En 1894 William Booth compuso un himno para celebrar el 50 aniversario de su conversión. Es una oración muy conocida que se puede decir y cantar en cualquier momento, y más apropiadamente el domingo de Pentecostés. Vamos a cantar y orar juntos:

Tú Cristo de fuego, llama purificadora,
¡Trae el fuego! ¡Trae el fuego! ¡Trae el fuego!
Tu regalo comprado con sangre pedimos,
¡Trae el fuego! ¡Trae el fuego! ¡Trae el fuego!
Mira hacia abajo y observa a los que esperan,
Danos el prometido Espíritu Santo,
Queremos otra Pentecostés,
¡Trae el fuego! ¡Trae el fuego! ¡Trae el fuego!

(SASB  203 v 1)

 

Volver a Lecturas Bíblicas