Hechos 16 -29 de Mayo 2015

 
 

Hechos 16

29 de mayo del 2015
Por Philip Layton



El viaje misionero de Pablo junto a Silas y Timoteo
 

Preguntas para compartir

  • El autor de Hechos se incluye en los viajes de Pablo (v 10) ¿Se pudo unir en el viaje de Troas?
  • ¿Cuáles son tus ideas de la sencillez y la alegría del evangelio? (vv 31-34)

 

Profundizando con el libro “Palabras de vida”

Tras el Consejo de Jerusalén, donde se presentaron varios problemas a la Iglesia Madre, Pablo y Silas fueron enviados a un segundo viaje misionero. Llegaron a Listra, donde vivía Timoteo. Parece que Timoteo ya era cristiano, tal vez Pablo lo había llevado a Cristo durante su visita anterior (ver Hechos 14: 6-20). El apóstol invitó a Timoteo a ser parte de su equipo.

Pablo creía en el aprendizaje o tutoría. Así como Cristo eligió a 12 hombres que estuvieran con él y lo siguieran, y como Bernabé entrenaba al joven Juan Marcos (15:37), Pablo buscó a muchos seguidores que quisieran aprender a cómo difundir, de forma más eficaz,  las noticia de Jesucristo a los demás y el joven Timoteo estaba entre ellos.

¿Entrenamos a otros en actividades de divulgación, evangelización, visitación y discipulado?

Cuando entrenamos a otros sucede un efecto dominó, el autor Ruth Barton escribió "El mismo Jesús, cuando estuvo aquí en la tierra para hacer la voluntad de Dios, no creó un equipo de alta potencia para hacer el trabajo... escogió algunos individuos ‘que él quería’, dicen las Escrituras (Marcos 03:13), y él los eligió, ante todo, para que estuvieran con él y, en virtud de su relación con él, de estar presentes entre sí. Con esa unión y sin tanta estrategia, cambiaron el mundo”.

El aprendizaje debe llegar naturalmente al animar a otros a ser parte de nuestro equipo para guiar, dirigir e influenciar. Y, con la ayuda del Espíritu Santo, ¡juntos podemos cambiar el mundo!

Oración

Señor, te pido que me guíes a las personas en cuyos viajes espirituales puedo influir, necesito que tu gentil Espíritu Santo me oriente y de esta manera, ellos, a través de tu Espíritu, también estarán listos para entrenar a otros. 

 

Volver a lecturas bíblicas