Gálatas 6

 
 

GÁLATAS 6

26 de agosto de 2015
Por Philip Layton

 

 “Dios no puede ser burlado”

Preguntas para compartir

¿Es el versículo 11 evidencia de que la vista de Pablo era mala? ( ver Gálatas 4:15)
¿Consideras que los versículos 7-9 son alentadores al ver a la justicia en el mundo? ¿Consideras que “cosechamos lo que sembramos” inmediatamente o en tiempos de Dios, o en la eternidad?

 

Profundizando con “Palabras de vida”

Pablo escribió a los Gálatas porque ellos estaban dudando de su fe, se sentían inseguros de su salvación. Ni siquiera estaban seguros de cómo crecer, avanzar o madurar. Desde que él  predicó el evangelio de la gracia y de la libertad, luego pasó a recordarles de la salvación por la fe - dada por Dios a los creyentes. Finalmente se habla en términos prácticos de lo que la gracia y la libertad tratan, además cómo el fruto del Espíritu puede estar presente en la vida del creyente. Todos estamos libres para crecer en la gracia y vivir una vida llena del Espíritu:*

Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu. (5:25)

Todo trata de una vida de santidad. No es una vida centrada en uno mismo, sino una vida que es lo suficientemente libre como para llegar más allá de uno mismo. Esto es el significado de la vida santa. Nos convertimos en una nueva creación.

Es importante que ejercitemos nuestra libertad en Cristo de diferentes maneras:

Responsabilidad espiritual: una tira cómica tiene a Charlie Brown interrogando a Lucy “¿Por qué estamos en la tierra?” Lucy responde “Para  dar felicidad a los demás”, a lo que Charlie dice: “¿Entonces por que están los demás aquí? Nos deberíamos preguntar a nosotros por que los “demás” suelen ser antagonistas. Nuestra responsabilidad espiritual con los demás es “reponerlos” gentilmente (6:1)

Cuidado espiritual. Se nos recuerda por Pablo a que ayudemos  'con las cargas' de los demás (6: 2) Para cuidarnos los unos a los otros y ser prácticos en nuestro cuidado. Se requiere un esfuerzo; se necesita tiempo y paciencia para hacer este servicio. Debemos tener el santo 'quiero', que viene del Espíritu que llevamos dentro.

Compartir Espiritual. Sí, en un sentido material estamos para compartir con los demás. Pero también, hemos de compartir la sabiduría y el conocimiento. Cuando lo compartimos de nosotros mismos, llegamos a ser vulnerables. Dios nos usa de maneras maravillosas.

Como su nueva creación, vamos a compartir esta libertad dada por Dios con los demás, por lo que nos ponemos a  nosotros mismos a disposición de un mundo en necesidad desesperada de su amor.