Efesios 3

 
 

Efesios 3

31 de Agosto de 2015
Por Philip Layton
 

Ahora él es capaz de hacer más de lo que podemos pedir o imaginar,  su poder trabaja dentro de nosotros, para él sea la gloria de la iglesia y Jesucristo. Por los siglos de los siglos, por siempre y para siempre, Amen.
Él es capaz, más que capaz
Para acabar con las preocupaciones que hoy me aquejan
Él es capaz, más que capaz
De afrontar lo que se interponga en mí camino
Él es capaz, más que capaz
De hacer más de lo que yo pueda soñar
Él es capaz, más que capaz
De hacer de mi lo que él quiere que yo sea
Él es capaz, más que capaz
Para acabar con las preocupaciones que hoy me aquejan
Él es capaz, más que capaz
De afrontar lo que se interponga en mí camino
Él es capaz, más que capaz
De hacer más de lo que yo pueda soñar
Él es capaz, más que capaz
De hacer de mi lo que él quiere que yo sea
De hacer de mi lo que él quiere que yo sea
Él es capaz
Efesios 3

 “Mediante la fe en Él podemos acercarnos a Dios con libertad y confianza” (V 12)

Preguntas para compartir

  • ¿Hasta que punto creemos, practicamos y hablamos de esto a los demás?

 

Profundizando con “Palabras de vida”

Todos somos pecadores y somos iguales ante los ojos de Dios, no importa nuestra etnia, nuestra procedencia o estatus social. Porque por Cristo todos tenemos acceso al Padre por su Espíritu. Él es nuestro maravilloso trino de Dios.

Esto nos entrega un sentido de identidad; un sentido de que todos estamos juntos en este viaje espiritual –  Sabemos que en el Ejército de Salvación tenemos un mensaje que compartir con el mundo; una misión, la cual es acercar a la gente con Cristo; todo esto porque somos un Ejército.

Podemos orar por los demás, interceder en representación de nuestros hermanos y hermanas en Cristo a nivel mundial. Tal como Pablo oraba por los Efesios, nosotros podemos orar por los demás y mientras hacemos esto podemos imaginarnos a hombres, mujeres y niños recibiendo bendiciones debido a nuestras oraciones.

Pensemos en cierto país, imaginemos a la gente arrodillada y lista para recibir. Tal vez han pasado por tiempos complejos en el último tiempo. Ora por ellos ahora mismo:

Por esta razón me arrodillo delante del Padre, de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra. Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser,  para que por fe, Cristo habite en sus corazones (3:14-17).

Mientras que somos fortalecidos como personas por medio de nuestras oraciones, compartamos con la gente una bendición que los ayude en los días venideros.

Él que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros, ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén. (3:20, 21).

Una oración y una bendición para ellos; para nosotros mismos, entreguemos la máxima gloria de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, amen y ¡amen!