Apocalipsis 13

 
 

Apocalipsis 13

21 de diciembre de 2015
Por Philip Layton
 

Somos presentados a “La Bestia”

Preguntas para compartir

  • Habiendo leído este capítulo, ¿Quién es “el dragón” del versículo 1 y porque está siendo descrito como “la bestia”?
  • ¿Quiénes son “aquellos que viven en el cielo” y por qué la bestia quería calumniarlos (vs 6)?
  • ¿Podrían estos ser cristianos que habían sido llevados al cielo en el Rapto?
  • ¿Este sistema económico parece ser loable o significa algo más (vs 16-18)?

 

Profundizando

El apóstol, de pie en la orilla, vio a la salvaje bestia emerger del mal; un idólatra con poder tiránico, ¡Era un monstruo espantoso! Parece mundano, un imperio que oprime, que durante muchos años, incluso desde los tiempos de la cautividad de Babilonia, había sido hostil a la iglesia.

La primera bestia luego comenzó a oprimir y perseguir a los justos,  pero los que más sufrieron fueron los que estaban bajo la cuarta bestia de Daniel, (el imperio romano), que ha afectado a los santos con muchas persecuciones crueles. La fuente de su poder era el dragón. Fue creada por el diablo y apoyada por él. La herida de la cabeza puede ser la idolatría pagana, la introducción de la idolatría papista, el mismo en esencia, sólo en un vestido nuevo, pero que responde tan eficazmente al diseño del diablo. El mundo admiraba su poder, la política y el éxito. Pagaron el honor, la lealtad al diablo y sus instrumentos. Se ejerce el poder y la política infernal, requiriendo que los hombres rindieran honor a las criaturas, honor que pertenece sólo a Dios.

Sin embargo, el poder del diablo y su éxito son limitados. Cristo tiene un remanente escogido, redimido por su sangre, grabado en su libro, sellado por su Espíritu;  aunque el diablo y anticristo pueden superar el cuerpo  y quitarle la vida natural, no pueden conquistar el alma, ni prevalecer sobre los verdaderos creyentes a abandonar su Salvador, y unirse a sus enemigos. La perseverancia en la fe del evangelio y la verdadera adoración de Dios, en esta gran hora de pruebas y  tentación, el carácter de los inscritos en el libro de la vida. Este poderoso motivo y estímulo a la constancia, es el gran diseño de todo el apocalipsis.

Aquellos que entienden a la primera bestia, que denota un gran poder, toman a la segunda como un poder asegurado y perseguidor, que actúa ante el repudio de la religión y de la caridad del alma de los hombres.  Actúa en un dominio espiritual, profesando que deriva de Cristo, en un principio ejerce de manera suave, pero pronto hablará como el dragón. Su discurso es traicionero; ya que da vuelta esas falsas doctrinas y decretos crueles, que muestran que pertenece al dragón y no al Cordero. Se ejerce todo el poder de la primera bestia. Persigue el mismo diseño, para atraer a los hombres que adoran al Dios verdadero y someter sus almas.

La segunda bestia ha llevado a los hombres, a ser engañados para adorar a la primera bestia, en la nueva forma o semejanza hechas para él. Por prodigios mentirosos, milagros pretenciosos y  por censuras severas. Además, al permitir que ninguno disfrute de los derechos naturales o civiles, que no adoren la bestia que es la imagen de la bestia pagana. Se hizo una clasificación para la compra y venta, así como los lugares de lucro y la confianza, que se obligan a utilizar todo su interés, el poder, y el esfuerzo, que transmita el dominio de la bestia, lo que se entiende por recibir su marca. Para hacer una imagen de la bestia, cuya herida mortal fue sanada, sería la de dar forma y poder a su culto, o de exigir obediencia a sus mandamientos. Para adorar la imagen de la bestia, implica estar sujetos a las cosas que imprimen el carácter de la imagen de la bestia. Se indica el número de la bestia, con el fin de mostrar la infinita sabiduría de Dios y para ejercer la sabiduría de los hombres.

El número es el número de un hombre, calculado según la costumbre habitual entre los hombres, y es el 666. ¿Qué o quién se pretende con esto? sigue siendo un misterio. Para casi todas las controversias religiosas todavía no se ha aplicado este número y se puede dudar razonablemente de su descubrimiento, ya que  el significado no se ha descubierto. Pero el que tiene sabiduría e inteligencia, verá que todos los enemigos de Dios están numerados y delimitados para su destrucción; que el término de su poder a punto de expirar y que todas las naciones deberán alabar a nuestro Rey de justicia y de paz.