Apocalipsis 11

 
 

Apocalipsis 11

17 de Diciembre de 2015
Por Philip Layton

 

Traducción Vídeo:

«El reino del mundo ha pasado a ser de nuestro Señor
y de su Cristo, y él reinará por los siglos de los siglos.»
 
No puedo explicar porque a él, quienes los ángeles alaban
Debe poner su amor sobre los hijos de los hombres
 
O por qué como Pastor, él debe buscar a los vagabundos
Para traerlos de regreso, ellos no saben como ni cuando
 
Pero sé que nació de María
Cuando un pesebre de Belén fue su único hogar
Que vivió y trabajo en Nazaret
y que el salvador viene
 
Sé que los cielos se estremecerán en el rapto
Que un sinfín de voces humanas cantaran
 
Desde la tierra al Cielo y el Cielo responderá
Al final, el Salvador de nuestro mundo es el Rey
Al final el Salvador
Es el Rey

 

A Juan se le aparecen dos testigos que testificaran, estos serán asesinados y resucitados

Preguntas para compartir

  • ¿Parecen estos dos testigos personas o profetas? O ¿Crees que simbolizan algo más (vs 3-12)?
  • Si de veras eran personas, ¿es el versículo 12 una mayor evidencia de la veracidad del Rapto?

 

Profundizando con “Palabras de vida”

Este pasaje profético acerca de la medición del templo parece referirse a la visión de Ezequiel. El diseño de esta medida parece ser la preservación de la iglesia en tiempos de peligro público; o por su juicio, o por su reforma. Los fieles deben medirse; si su propósito es la gloria de Dios y su palabra su gobierno, en todos sus actos de culto. Los que están en el atrio exterior, que alaban de manera falsa, o con corazones disimulados  se encontrarán entre sus enemigos. Dios tendrá un templo y un altar en el mundo, hasta el fin de los tiempos. Él mira estrictamente a su templo. La ciudad santa, la iglesia visible; se llena con  idólatras, infieles e hipócritas. Pero los escombros de la iglesia son limitados y se  librará de todas sus angustias.

El Espíritu de la vida de Dios, reanimará las almas muertas y resucitará los cuerpos sin vida de su pueblo. El renacimiento del trabajo y testigos de Dios, va a sembrar el terror en las almas de sus enemigos. Donde hay culpa,  hay temor  y un espíritu persecutor, aunque cruel, es un espíritu cobarde. No será una pequeña parte del castigo de los perseguidores, tanto en este mundo, y en el gran día, que vera a los siervos fieles de Dios honrados. Los testigos del Señor no deben cansarse del sufrimiento y del servicio, ni comprender a toda prisa a la recompensa; pero deben quedarse hasta que su Maestro los llame. La consecuencia de que sean exaltados será una poderosa conmoción y convulsión para el imperio anticristiano. Los eventos solo pueden mostrar el significado de esto. Pero cada vez que los trabajadores y los testigos de Dios revivan, los trabajadores y los testigos del diablo caerán ante él.

Antes del sonido de la séptima y última trompeta, existe la demanda habitual de atención. Los santos y los ángeles en el cielo saben el derecho de nuestro Dios y Salvador para gobernar sobre todo el mundo. Pero las naciones encontraran la ira de Dios con su propia ira. Será una época en la que Dios recompensara los fieles servicios de su pueblo, además de su sufrimiento; sus enemigos se enfrentaran a Dios y sentirán su culpa, presenciaran su destrucción. Se abrirá el templo de Dios en Cielo, lo que significa que habrá mayor comunicación entre el Cielo y la Tierra; las oraciones y alabanzas fluirán libre y frecuentemente. La Gracia y las bendiciones bajaran en pleno. Pero más bien parece referirse a la iglesia de Dios en la tierra. En el reinado del anticristo, la ley de Dios se puso a un lado y es anulada por las tradiciones y decretos; las Escrituras fueron ocultadas del pueblo, pero ahora son llevados a la vista de todos. Este, al igual que el arca, son muestras de que la presencia de Dios regresó a su pueblo y su favor hacia ellos en Jesucristo, como expiación por sus pecados. La gran bendición de la Reforma contó con providencias muy terribles; así como por las cosas terribles en la justicia.  Dios respondió a las oraciones que se presentan en su santo templo ahora abierto.