2 Tesalonicenses 3

 
 

2 tesalonicenses 3

25 de Septiembre de 2015
Por Philip Layton

Pablo pide oraciones y advierte contra la ociosidad

Preguntas para compartir

  • ¿Por qué crees que Pablo escribió esto (v 6)?
  • "Nunca cansarse de hacer lo correcto" (v 13) ¿Te sientes cansado?
  • ¿Cuál es la advertencia de Pablo a aquellos que no siguen sus enseñas y qué les sugiere (v 15)?

 

Profundizando con "Palabras de vida"

Les enseñé a mis hijos a tocar piano. Cuando eran muy pequeños, ellos se sentaban en el taburete al frente del piano. Rochelle amaba tratar de encontrar la "C" en el teclado, sin ayuda alguna. Mientras que Joel no podía ver la música en frente de él. Aunque no podía leer las notas al principio. Kirsten amaba las divertidas teclas negras, jugar con ellas, de arriba abajo. A Josh le encantaba pasar tiempo a 'solas' conmigo, lejos de sus tres hermanos mayores.

Al principio todo era divertido. Luego vino la práctica: las escalas; la repetición; los exámenes, con el fin de pasar al siguiente nivel. Ellos se volvieron perezosos; principalmente porque era mucho más divertido estar con amigos, disfrutar del aire libre. Pero gracias a un pequeño dinero extra semanal, los convencí de volver al piano, aunque siempre me sentí culpable por lo del soborno, funcionó.

Ahora todos ellos pueden tocar el piano  y están agradecidos por que seguimos juntos. Sin embargo, la pereza nos puede golpear, incluso en nuestro caminar espiritual. Pablo advierte a los Tesalonicenses acerca de esto:

Nos hemos enterado de que entre ustedes hay algunos que andan de vagos, sin trabajar en nada, y que sólo se ocupan de lo que no les importa. (V 11).

La pereza nos puede alejar de nuestro tiempo devocional. Pronto nos podríamos olvidar de preocuparnos por los demás; podemos dejar el trabajo de la iglesia para que otros lo puedan hacer. Porque somos perezosos, podemos despreciar a Dios por completo. Está bien tener "días perezosos”,  tiempos de descanso; momentos en los que practicar el piano, o de otras actividades similares, no es prioridad de nuestra lista.

Pero no nos pongamos perezosos, cuando sea el  momento de expresar nuestro amor por Dios. Si estamos dando nuestro mejor esfuerzo para él, la bendición de Pablo recaerá sobre nosotros.

Que el Señor de paz les conceda su paz siempre y en todas las circunstancias. El Señor sea con todos ustedes. Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes. (Vs 18)

Beverly Ivany