2 Tesalonicenses 2

 
 

2 tesalonicenses 2

24 de Septiembre de 2015
Por Philip Layton
 

Pablo habla sobre “el malvado” opositor

Preguntas para compartir

  • ¿El hombre sin ley (v 3) y el “malvado” (v 8) son personas literales o se trata de un mero  concepto vago o simbólico?

¿A que “verdad” se refiere Pablo (v 13)?
 

Profundizando con “Palabras de vida”

A través de la era Cristiana, la gente ha hecho predicciones respecto a la segunda venida del Señor. Durante el primer siglo, muchas personas decían que Cristo ya había regresado, lo que causó bastante confusión y ansiedad. Pablo le advirtió a los Tesalonicenses sobre la decepción y la falsa profecía, las tácticas de Satanás de usar falsos profetas para  despertar a las masas.

El siniestro ‘sin ley” engañará a la gente para que piensen que su forma de ser es la correcta.

El malvado vendrá, por obra de Satanás, con toda clase de milagros, señales y prodigios falsos (9)

A través de la historia, hay varios individuos que han dicho ser el “mesías”. Otros dicen saber cuando será la fecha exacta del regreso del Señor. La gente puede ser atrapada en seguir esa dinámica de una figura mesiánica, o ponerle a todo una fecha, perdiendo perspectiva de quién es Jesús. Ellos caminan en un terreno muy peligroso.

Pablo le dijo a los Tesalonicenses que dos cosas ocurrirían antes del regreso de Cristo: los creyentes se alejaran de su fe y el malvado será conocido por el mundo, diciendo que él es Cristo.

Verdad: muchos se han alejado de la fe. Tenemos que asegurarnos de nunca caer en dicho grupo, en vez de eso debemos esforzarnos por traer a la gente de regreso a Dios por medio de la Gracia del Espíritu. ¿Pero  realmente quién es este malvado? Algunos creen que fue Calígula, Napoleón y Hitler. Pablo dice que el malvado será la encarnación de Satanás: la representación de todo lo malo, con un egoísmo y arrogancia colosal, esforzándose por dominar el mundo.

¿Las buenas noticias? Dios triunfará, él tendrá la palabra final, así que estemos firmes en nuestra fe y nunca titubear.  Dios es nuestra fortaleza, para todos los días.

Beverly Ivany