1 Timoteo 6

 
 

1 Timoteo 6

05 de Octubre de 2015
Por Philip Layton

Pablo da instrucciones sobre falsos maestros y el amor al dinero

Preguntas para compartir

  • Reemplaza "amos" con "empleador" y "esclavo" con "empleado" y ve si estas instrucciones (vs1, 2) pueden seraplicada a la vida diaria laboral occidental.
  • ¿Ha habido momentos en que te has sentido tentado en enfocarte más en el dinero y las posesiones que en ser un fiel servidor de Dios? (v 10)
  • ¿Qué significan los versículos 17-19 y cómo puedes aplicarlos en tu vida?
  •  
  •  

Profundizando con "Palabras de vida"

Pablo le encomendó una última labor a Timoteo, su "hijo", ahora "un hombre de Dios". Él que se alejó de todo lo que lo distraía o desmotivaba, para tomar el camino hacia la bondad y santidad.

Tú, en cambio, hombre de Dios, huye de todo eso, y esmérate en seguir la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia y la humildad. (V 11).

Si Timoteo mantenía sus ojos enfocados en Dios, "persiguiendo" todo lo que era bueno y santo, él no solo "lo lograría", el podría hacer todo lo que Dios esperaba de él. El enemigo siempre está afuera. Es por eso que Pablo infiere que la vida es un campo de batalla y debemos pelear por la fe, para amarrarnos a la vida eterna.

Debemos comprometernos en tener un estilo de vida lleno del espíritu santo, propenso a la conversación diaria con nuestro Señor. Intentar ser un hombre o mujer de Dios que "se aleja" de todo lo que le hace mal al espíritu, vivir de la manera en que Dios quiere que vivamos. Combatiendo todo lo que no sea santo e impuro, hacer de esta lucha una buena lucha. Todo por Dios y por la fe.

Es interesante que Pablo haya escogido cerrar esta carta hablando de los ricos y sus fortunas. Algunos de nosotros podemos tener fortuna, pero la mayoría, si no que todos nosotros somos ricos en otras maneras. Hemos sido bendecidos con familia, amigos, salud, refugio, comida y trabajo. Lo más importante hemos sido bendecidos con nuestra fe.

¿Pero qué hacemos con esta riqueza de bendiciones?, Todo se trata de saber administrar lo que hacemos con estas bendiciones, nuestras riquezas. Entreguemos nuestros dones y talentos al Señor. Abramos nuestro hogar a otras personas, compartamos nuestra comida con aquellos que la necesitan. Mientras que Pablo le dijo a Timoteo al cierre de esta carta, "Estamos aquí para proteger lo que se nos encargó cuidar, para atesorar lo que Dios nos dió y estar dispuestos a compartir nuestras variadas bendiciones con los demás".

Que la Gracia este con ustedes (v 21)