1 Pedro 1

 
 

1 Pedro 1

11 de Noviembre de 2015 
Por Philip Layton

 

Traducción vídeo:

Señor de toda la naturaleza
Oh hombre de Dios y signo del hijo
Tu voluntad atesoro
Tu voluntad honro
tu mi alma, gloria, gozo y corona
Son hermosos los prados
Son hermosos los bosques
Con el atuendo de la floración primaveral
Jesús es el más justo
Quién hace que el corazón más deplorable cante
Hermoso salvador
Señor de todas las naciones
Hijo de Dios, Hijo del hombre
Gloria y honor
Alabar, adorar
Ahora y para siempre seré tuyo

 

Pedro empieza a alabar a Dios para vivir la esperanza

Preguntas para compartir

  • ¿Cuál es la diferencia entre pre conocimiento y predestinación (v 2)?
  • ¿Cómo es que la resurrección de Cristo nos da esperanza (v 3)?
  • ¿Has “nacido de nuevo” (v 23)?

 

Profundizando con “Palabras de vida”

Hoy pensemos sobre la santidad del hombre. La base y fuente de la santidad del hombre es Dios. En su amor por el hombre. Dios ha decidido compartir su santa naturaleza con nosotros. Sin santidad el hombre no podría ver o acercarse a Dios. Así que el hombre ha sido hecho santo por Dios en un acto de gracia.

¿Qué significa para nosotros ser santos? Cuando Dios le dijo al pueblo de Israel que fueran santos en Levítico capítulos 11 y 19, él los instruía a ser diferentes de otras naciones entregándoles regulaciones específicas para gobernar sus vidas, como nación escogida por Dios, estaba aparte. Su gente era especial y por lo tanto se le daban estándares por los cuales Dios quería que viviesen, así el mundo sabría que pertenecían a él.

Cuando Pedro repitió las palabras del Señor en la lectura de hoy, él hablaba específicamente a los creyentes. Como creyentes, necesitamos “diferenciarnos” del mundo, consagrarnos al Señor. Necesitamos vivir por los estándares de Dios, no los del mundo. Dios no espera que seamos perfectos, pero que seamos diferentes del resto del mundo.

Pedro describe a los creyentes como una “nación santa”. Eso es un hecho, nos diferenciamos del mundo: necesitamos vivir esta realidad en nuestra vida cotidiana. Pedro nos dice como hacerlo en las Escrituras.

Oración

Dame una vida santa. Impecable y libre
Limpiados por el fluido de cristal que viene de ti
Purgar los pasillos oscuros de pensamiento,
Dejar que tu obra se forje
Cada deseo y sentimiento
Cautivo a ti
 

Beverly Ivany