I Corintios 9

 
 

1 corintios 9

21 de julio de 2015
Por Philip Layton

Predicar el evangelio y recibir la vida

Preguntas para compartir

  • ¿Qué crees que hizo que Pablo escribiera tales preguntas y declaraciones (vs. 3-12)?
  • ¿Cómo empleas los versículos 19-22 y 24-27?

 

Profundizando con “Palabras de Vida”

Pablo quería darles un buen y fuerte consejo a los corintios, con motivo de mantenerlos en el buen camino, en  los capítulos 4-8 él les hablaba y compartía como ser gente santa, ya que eran sirvientes y apóstoles de Cristo, si gente inmoral se infiltraba en la iglesia ellos tendrían que lidiar con eso. Los corintios estaban destinados a ser puros en cuerpo, en matrimonios, fe e incluso en la comida que consumían.

Entonces llegamos al pasaje de hoy, en el que se habla del auto sacrificio. Todo comienza con Pablo declarándose libre en Cristo, entonces le dijo a la gente de Corinto que fue el 'sello' de su apostolado. Es una hermosa declaración de su espíritu solidario, con ganas de crecer y madurar espiritualmente.

Por supuesto seguir a Cristo no viene  sin un costo. Todo esto conlleva sacrificio, compromiso, tiempo, energía y a veces incluso paciencia. Sí, Pablo era libre en Cristo. Aunque él decía:

Aunque soy libre respecto a todos, de todos me he hecho esclavo para ganar a tantos como sea posible (v 19).

El Espíritu nos convence; entonces tenemos que ponernos a disposición para caminar y trabajar con la gente. Para ser consejero, mentor, maestro, entrenador, dirigir, guiar. Es auto-sacrificio. Sin embargo, todo esto viene con una gran recompensa, al velar por los demás entramos en una relación personal con el salvador.

Para hacer esto, tenemos que mantenernos  espiritualmente en forma a nosotros mismos. Al igual que los corintios tendrían que estar en buena forma física para sus propios juegos ístmicos - que se celebran cada dos años – debemos estar espiritualmente en forma para correr la carrera de la vida, con el fin de obtener el premio. No para usar una corona de laurel, que pronto se marchita, sino que por la corona de la comunión eterna entre Dios y los cristianos. ¿Podemos sentirlo en nuestra cabeza? Algún día estará allí - si demostramos ser fieles servidores de Cristo. Qué felicidad. ¡Qué gloria será la nuestra!

Oración

Hazme más como tú, Jesús.

Beverly Ivany

foto: Gabriel King Photography (cropped, used under Creative Commons licensing)