I Corintios 7

 
 

1 CORINTIOS 7

 
17 de julio de 2015
Por Philip Layton

 

Pablo hace una diferencia entre su consejo y el del Señor

Preguntas para Compartir

  • ¿Cómo resumirías este capitulo?

 

Profundizando con “Palabras de vida”

El gnosticismo, que prevalecía en la cultura griega en el primer siglo, enseñaba que los seres humanos eran almas divinas atrapadas en el mundo material por un Dios Imperfecto. Sin lugar a dudas esta filosofía influencio a los creyentes corintios.

Cuando algunas personas padecían enfermedades crónicas y fallecían, estos eran liberados de su cuerpo, ellos querían creer en la idea ancestral que el cuerpo no es importante para el mal. Para otros, no considerar lo que se hace con el cuerpo es justificar un comportamiento inmoral. Pero fijarse mucho en el cuerpo puede ser tomado al otro extremo ya que promueve el ascetismo.

De todas maneras, necesitamos recordar que Dios nos creó como personas con cuerpo, mente y espíritu. Todas las partes le importan a él y deberían importarnos a nosotros.

En 1 Corintios capitulo 7, Pablo se refiere a algunos problemas que los corintios habían escrito en una carta dirigida a él. Necesitamos recordar que ellos vivían en una cultura extremadamente moralista. Es de ayuda considerar que Pablo pensaba que la segunda venida de Cristo era inminente. En ese contexto, su consejo podría ser estricto y temporal.

Los corintios le preguntaron a Pablo si debían evitar el matrimonio. Pablo dijo, considerando su sociedad, que el matrimonio era preferible. Ellos le preguntaron si se debían de abstener del sexo en el matrimonio. Pablo dijo que el matrimonio era una sociedad. Cualquier periodo de abstención debía ser una decisión de mutuo acuerdo, breve y con un propósito espiritual.

Pablo no mira en menos el matrimonio. Él lo usa en efesios como un ejemplo de Cristo y la iglesia. Aquí se recomienda el viudo o soltero (el era probablemente uno de estos)permanecer de esa manera. Cualquier nuevo matrimonio debería ser para convertirse en creyente.

William Barclay resume este capítulo

“Ningún hombre debería avergonzarse del cuerpo que Dios le dio, el corazón que Dios puso en él, los instintos que por la creación de Dios habitan dentro de él. El cristianismo no enseña como eliminarlos, sino como usarlos de una manera en que la pasión y el amor se pura para usarse de una manera en que se ennoblezca el mundo de Dios.”

Evelyn Merriam