I Corintios 5

 
 

1 corintios 5

15 de julio de 2015
Por Philip Layton

Se aconseja a la iglesia para que trate con sus problemas internos

Preguntas para compartir

¿Qué significa ser “expulsado de la comunión” (v 2)? ¿Crees que significa no asistir más a una iglesia o no asociarse más con una persona?
¿Puede usarse esto como guía ante problemas afines en la iglesia de hoy (v 1-5)?
¿Existen ocasiones donde se deba implementar un juicio dentro de la iglesia (v 11, 12)?

Profundizando con “Palabras de vida”

En el área de Nueva York, donde yo vivo, muchos judíos observan estrictamente sus festividades, incluyendo la pascua judía en la primavera. La preparación incluye una limpieza profunda, especialmente en la cocina y la remoción de todos  los alimentos prohibidos. Incluso la alimentación de las mascotas se ve afectada. No se usan las mismas ollas, utensilios y platos. Estufas y hornos se limpian a fondo, luego de 24 horas que se prenden en llama alta para quemar cualquier rastro de levadura que pudo haber quedado.

En 1 Corintios 5, Pablo usa el ejemplo de la pascua judía donde se aseguran de limpiar toda la levadura. Tal como en la iglesia, en reverencia a Cristo, nuestro sacrificio  de pascua debiese ser librarnos de todo lo que conocemos como pecado. Pablo habla de la disciplina de la iglesia en temas específicos.

Él pudo haber sido impacto por algunos pecados, pero Pablo estaba perplejo porque la iglesia no había lidiado con los pecados. Él no justificó  a los Corintios que vivían en una cultura corrupta. Tampoco promovía una vida monástica, solo quería protegerlos de la insensibilidad a la que los pecados le pueden condenar.

En particular, advierte sobre la falta de moral, la codicia y la idolatría. Si nosotros pecamos, esos pecados pueden irse en nuestra contra, contra nuestros vecinos y contra Dios. Son exactamente todo lo contrario de lo que Jesús señaló como grandes mandamientos.

 “Los mas importantes” respondió a Jesús: “Escucha, O Israel, el señor nuestro señor, el Señor, ama a tu Señor Dios con todo tu corazón, alma, con tus pensamientos y con todas tus fuerzas” lo segundo “ama a tu prójimo como a tí mismo” no hay mandamientos más grandes que esos (Marcos 12:29-32)

Para orar

Espíritu santo. Quiero amar al Dios supremo.  Límpiame de todo pecado. Ayúdame a buscar la manera verdadera de hacer el bien.

Evelyn Merriam