I Corintios 4

 
 

1 Corintios 4

14 de julio de 2015
Por Philip Layton

Pablo advierte sobre la arrogancia

Preguntas para compartir

  • ¿Cuáles son los misterios que Dios ha revelado (v 1)?
  • ¿Es Pablo sarcástico (v 10?

  •  

Profundizando con “Palabras de vida”

Pablo termina esta parte de la carta que trata de la división y discordia, apelando a los creyentes corintios como su padre espiritual. Ellos tenían tantos líderes en la iglesia, pero solo él podía decir que los había convertido a Cristo.  Su bienestar era su gran preocupación. En la sociedad de entonces y en algunos lugares de la actualidad se daba el caso de que el padre era legalmente responsable por la familia. Él podía delegar, pero el deber era solo de él.

En una carta escrita después, Pablo escribe de manera específica sobre padres e hijos, les recuerda a los padres nutrir a sus hijos de las enseñanzas e instrucciones del Señor (Efesios 6:4) Aquí él utiliza las mismas palabras que cuando dice que con severidad escribe para advertirles. Él los quiere llevar la corrección con bondad (en el espíritu del Salmo 141: 5).

Pablo quiere que sus hijos revoltosos se enderecen por su propio bien. Su acercamiento paternal hacía ellos es con gran afecto, ellos están en deuda con Pablo, por haberlos llevado al evangelio. Pablo les pide a ellos que lo imiten en la fe.

Luego Pablo promete la mejor cosa cercana a una visita de si mismo. Él enviará a Timoteo. Ellos lo recordarán de la visita inicial de Pablo. Además de ser compañero de trabajo de Pablo, Timoteo era como un hijo para Pablo y por extensión su hermano. Timoteo podía recordar personalmente la vida de Pablo en Cristo. Pudo comprobar que la vida y las enseñanzas de Pablo fueron consistentes y que la de ellos debería ser así.

Algunos en Corinto podrían hacer caso omiso de las advertencias de Pablo, pero cuando llegara el momento, el apóstol habría visitarlos por sí mismo. Luego iba a ver quién era simplemente puras palabras y quién había sido empoderado por Dios. Iría a ellos para enfrentarlos y disciplinarlos o él disfrutaría una camaradería de corazón a corazón cuando el fuera.

Para reflexionar

¿Es consistente mi forma cristiana de vivir? ¿Podría usar un recordatorio para vivir más consiente de la presencia de Cristo?

Evelyn Merriam