I Corintios 15

 
 

 

1 corintios 15

29 de Julio de 2015
Por Philip Layton

Este capítulo describe la importancia de la Resurrección


Preguntas para Compartir

  • ¿Qué tan importante es la creencia en la Resurrección para el resto de tu fe?  (vs 12-19)
  • Intenta imaginar como sería la vida si no creyeras en la Resurrección.
  • “No todos moriremos, pero todos seremos transformados” (vs 51-53) ¿Qué crees que significa esto?


Profundizando con “Palabras de vida”

Nuestra fe, nuestra creencia, se basa en el hecho de que Cristo “ha resucitado”. Esto es una prueba de divinidad. Si él no hubiese sido resucitado, tendríamos todo el derecho de dudar de su deidad. Pero todo es cierto.

Pablo quería que esta verdad fuera abrazada por la iglesia de Corintios. Para darse cuenta de todo lo que hacían, de todo lo que eran en Cristo. La soberanía de Cristo se basa en su resurrección. Nuestra justificación esta basada en la victoria de Cristo sobre la muerte. La regeneración solo puede ser real por la resurrección de Jesús. Por supuesto nuestra resurrección se asegura en la resurrección de Cristo. Sin esto, no habría futura esperanza para los Corintios ni para ninguno de nosotros.

El hilo de plata de la Resurrección brota por medio de nuestras bendiciones, de nuestra salvación, de nuestra santificación y de nuestra gran glorificación. Con todo esto ¿No hay razones para un gran regocijo?

¡La victoria es nuestra! Con la promesa cumplida, el trabajo de Redención esta listo- esta completo.

Cuando se le preguntó por autoridad divina, Jesús le dijo a los líderes judíos que él se levantaría de entre los muertos.

Destruyan este templo —respondió Jesús—, y lo levantaré de nuevo en tres días. (Juan 2:19, 21).

Jesús dijo la verdad; sobre quien era y es Dios. El “Cordero de Dios”, que vino a morir, entonces resurgirá para vivir otra vez, todo esto para librar de pecado al mundo. La Resurrección de Cristo. Debido a esto también resucitaremos y un día viviremos con él ¡para siempre!

 

Oración

Gracias, Dios Padre, por la Resurrección de tu Hijo, así yo también podre resucitar. La victoria será mía. ¡Aleluya!

Beverly Ivany