I Corintios 11

 
 

1 CORINTIOS 11

23 de julio de 2015
Por Philip Layton
 

Instrucciones para la alabanza y cena del Señor

Preguntas para compartir

  • ¿Es posible que Pablo se esté refiriendo a sus tradiciones judaicas en vez de establecer normas para las iglesias de los gentiles (v 2)?
  • Pablo permitía que las mujeres tuvieran una posición de autoridad en la iglesia (5). Comenta.

 

 

Profundizando con “Palabras de vida”

Los símbolos son usados por todas las religiones en un intento de simplificar y explicar la compleja teología y pensamientos profundos. En los tiempos del Antiguo Testamento, el templo fue creado como un símbolo de cercanía con Dios, quién sin un templo sería visto como alguien distante, inalcanzable y desconocido. También el día de reposo (Sabbat) era un símbolo esencial, fomentando un tiempo para la alabanza y el descanso.

Hoy en día es algo bueno al igual que en aquel entonces, pero necesitamos estar consientes de que el día de reposo (Sabbat) es el único día en que necesitamos alabar o  alabar más que en cualquier otro día. La verdad es que cada día es santo, en cualquier lugar nos podemos encontrar con Dios. No existe tal cosa como la tierra santa que nos  da un lugar con un significado particular. De manera similar, no hay días santos que impliquen que otros días no sean santos. Jesús dijo “El día de reposo fue hecho para el hombre, no el hombre para el día de reposo” (Marcos 2:27). El símbolo es siempre un sirviente y la mayor parte del tiempo es reconocido como algo ajustable u opcional.

Es bueno leer el capitulo 11 de 1 Corintios, pero no debemos sentir que todas las regulaciones de la época de Pablo deben ser seguidas al pie de la letra en la actualidad. Lo que es importante es el principio de regulación que este envuelve. Por ejemplo, en la época de Pablo cubrir tu cabeza con un sombrero durante la alabanza era señal de respeto. Actualmente no seguimos las mismas normas sobre los sombreros, pero el respeto sigue siendo algo importante. Sin embargo, no debemos ser estrictos acerca de que y no que es “respetuoso”. Tanto las ritualistas misas de la “iglesia alta” como las alegres alabanzas con las manos alzadas pentecostales son válidas, al igual que la meditación silenciosa. Bailar en la iglesia se puede considerar como algo escandalosamente irreverente o una hermosa ofrenda al Señor, todo depende de las circunstancias y la actitud.

La cena del Señor está llena de simbolismo, pero todos los simbolismos son sirvientes. El ritual nunca se debe convertir en el maestro. Lo que es esencial es el sentido de la presencia del Señor resucitado, el simbolismo no es necesario para sentir eso. Otros creyentes son ayudados por el simbolismo, pero ambos enfoques son válidos y es una pena, de hecho una tragedia, cuando las diferencias de opinión llevan a una división entre los creyentes.

Beverly Ivany