DICIEMBRE 2011 (ESPAÑOL)

Compartir La Vision

Queridos amigos,

Es el momento de comunicarme de nuevo, y que mejor momento para compartir con ustedes las buenas noticias. No importa cuán agitada es la época de Navidad para cualquiera de nosotros, todavía nos sumergimos en la primera historia de Navidad. Hasta las aflicciones más traumáticas de nuestro mundo nos sirven para agudizar nuestra necesidad de un Emanuel. Él vino a nuestro mundo más de 2000 años atrás, pero sin duda alguna, Él vendrá de nuevo en estos días. Él viene como nuestro Maravilloso Consejero cuando carecemos de dirección y consuelo. Buscamos su presencia como Príncipe de Paz para un mundo en guerra. Él es Padre Eterno para sus hijos. Él demuestra una vez más ser Dios Todopoderoso cuando desfallece el esfuerzo humano. Y su mismo nombre JESÚS lo dice todo. ¿No es así? Él es nuestro Salvador. Que esta sea una Navidad de ricas bendiciones para ustedes.

Desde que les escribí la última vez, se ha puesto en marcha el Plan de Visión para el Ejército de Salvación (http://sar.my/uno) . Ustedes habrán visto el video (http://sar.my/one) en la página web o lo habrán leído en sus Gritos de Guerra o en sus publicaciones territoriales. Es la visión de Un Ejército con Una Misión y Un Mensaje. Las 12 Prioridades para nuestra Misión están precedidas por la declaración: ''Determinamos...''. Este es el compromiso hecho por los líderes del Cuartel Internacional para hacer realidad la visión. Estas prioridades reflejan los temas que han surgido en los territorios de todo el mundo, y están basados en sus estrategias para la misión. El logo producido por nuestro equipo de Comunicaciones ha sido bien recibido. He visto que oficiales lo están usando en su correo electrónico, en los salones de sus cuerpos, y están siendo distribuidos como marcadores. En mis reciente viajes, durante mi predicación he usado pasajes de las Escrituras que subyacen elementos de la visión.

En mis primeras cartas, prometí mencionar algunas de mis visitas. El esperar con interés estas visitas ha sido para mí como el abrir regalos el día de Navidad, llena de expectativas, sorpresa y gozo. No me siento decepcionada. ¡Qué bendición ha sido el participar en la bienvenida de los cadetes de la Sesión Proclamadores de la Resurrección en Nueva York! Guardado en mi memoria tengo la respuesta del Espíritu guiando almas al banco de penitentes. Doy gracias al Señor por este poderoso movimiento de su Espíritu. Evidencias similares, de la obra del Espíritu han sido vistas durante mis visitas al África (Mozambique, Malaui), Sud América Este (Argentina, Paraguay y Uruguay) y Europa (Finlandia, Suiza, España y Francia). La visita a Hungría y Letonia ha sido una experiencia de Adviento inolvidable.

Cada lugar es tan diferente. El ministerio del Ejército de Salvación fue variado. El idioma, cultura y estilos de adoración son diversos. Pero hubo un sentido real de la bendición del Espíritu a nuestro Ejército y el potenciamiento de nuestra gente para el ministerio dentro de sus cuerpos y comunidades. Gente fue salvada. Otros experimentaron la bendición de la santidad. Muchos jóvenes respondieron al llamado de Dios para el oficialato. ¡Cómo podemos dejar de alabar al Señor! ¡Cómo podemos dejar de seguir orando!

Si no has tenido la oportunidad de unirte, cada jueves, a las reuniones de Oración en todo el Mundo, por favor preguntar sobre los detalles al oficial de tu cuerpo o visitar la página web internacional. Fue un salvacionista de Nueva Zelandia quien lo describió como "una ola mejicana que se inicia en el Pacifico Sur y se mueve alrededor de todo el mundo Salvacionista". Estamos orando por nuestro Ejército, por su eficacia en la misión, por valentía para compartir el Evangelio con amor y gracia. Por favor verificar los detalles de las Prioridades de la Misión y orar por cada una de ellas. Orar fervientemente por el avivamiento. Orar para tener un profundo deseo de Dios y hambre de santidad. Orar para que el Ejército de Salvación sea despertado de nuevo con una gran pasión por los perdidos y marginalizados.

Vivamos una vida de alabanza, porque Jesús es digno. Y ¡qué tiempo mejor del año para ofrecer nuestro agradecimiento! Que las bendiciones de gozo, paz y esperanza sean con ustedes esta Navidad al celebrar su nacimiento.

Sinceramente,

Linda Bond
Generala

SOCIAL MEDIA