AGOSTO 2011 (ESPAÑOL)

Carta Pastoral

Queridos Salvacionistas,

Muy pronto iniciare mis visitas a África, Sud América Este, Nueva York  y varios países en Europa. Espero con interés el observar al Ejército alrededor del mundo. ¡Qué gran oportunidad para aprender y para ministrar! Sera para mí una alegría compartir con ustedes algunas percepciones de mis visitas. Estas cartas también serán para informarles de lo que está sucediendo con nuestra visión internacional y los siguientes pasos a seguir, al mismo tiempo solicitare sus intercesiones de oración por temas específicos. Claro es que continuará el tono pastoral de estas cartas. Para incorporar estos énfasis, esta carta será publicada con el nombre de Compartir la visión.

Asisto a un Cuerpo cerca de mi hogar, cuando estoy en Londres. La congregación es muy diversa en lo que se refiere a la cultura, edad, situación económica, necesidades personales y conocimiento del Ejército.  Si observan alrededor, ustedes se preguntaran cómo es que gente tan diferente forma parte de una familia, pero somos. El culto proporciona tiempo de calidad para saludarse, para la oración y el testimonio, y es seguido por un tiempo de fraternidad con una taza de café. Es muy autentico, cálido y relevante. La predicación es excepcional y la palabra no es sólo exhortación pero sana doctrina. Se dedica tiempo para el sermón. Luego sigue el llamado al banco de penitentes. Sin apuro. Aun cuando sólo he podido asistir al Cuerpo unas cuantas veces, he podido observar respuestas muy conmovedoras. El programa semanal ofrece una serie de ministerios para el cuerpo, mente y espíritu.  Está en el corazón del Cuerpo el sobrellevar las necesidades del mundo y de la comunidad. Su intercesión y servicio práctico son una prueba convincente de su dedicación. Al describir el Cuerpo al que asisto, espero haber descrito el Cuerpo de ustedes. Lo que siempre he amado en el Ejército es que soldados de todas las edades están involucrados con el culto y el servicio.

Nuestro tiempo junto a la familia de Dios es integral a lo que somos. Somos alimentados con el culto, la fraternidad, el sermón. Pero, el viaje espiritual personal también necesita  una atención constante. Eugene Peterson (el traductor de El Mensaje) dice, "La Biblia se nos da en primer lugar simplemente para invitarnos a sentirnos como en  casa en el mundo de Dios... y para familiarizarnos con la manera en que Dios habla y la manera como respondemos con nuestras vidas."

Os animo a tomarse tiempo para entrar a su aposento sagrado, con su palabra y oración Jesús nos aconsejo acerca de estos encuentros privados: Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto. (Mateo 6:6). Para mi ese aposento es la Escritura. Siéntanse como en su casa allí. Descubrirle, oírle hablar, ver al mundo desde su punto de vista. Jesús continua, "y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará." ¡Su mayor recompensa es la realidad de su presencia! Que ustedes puedan experimentar la alegría de esa realidad hoy.

Dios les bendiga ricamente.

Sinceramente.

Linda Bond
Generala

SOCIAL MEDIA