ABRIL 2013 (ESPAÑOL)

Queridos Amigos,

Existe algo durante la Semana Santa y el Domingo de Pascua de Resurrección que nos hace participar de una manera significativa. Durante el pasado fin de semana, quizás todos hemos participado en servicios especiales que han agudizado nuestra atención sobre la cruz y la tumba vacía. Probablemente cada año buscamos con nuevos ojos los relatos de estos eventos en las Escrituras. Cuando Isaac Watts nos anima a “mirar desde su cabeza, sus manos, sus pies, fluyendo una mezcla de dolor y amor…” (SASB 136), él no nos estaba llamando a tener visiones supernaturales pero a ver con nuestras mentes el sufrimiento del Señor por nosotros. El triunfo de la Pascua hizo que Thomas Kelly nos llame a otra visión mental: “¡Miren, ustedes! La vista el gloriosa; Vean ahora al Varón de dolores, Que retorna victorioso de la guerra…” (SASB 147).

Esta historia de la salvación no puede ser contenida dentro del marco de una semana. ¡Por el contrario! Cada reunión del Ejército de Salvación, cada aspecto de nuestra misión, cada compromiso personal y ministerio está conectada indisolublemente a lo que sucede en un lugar y tiempo específico para asegurar nuestra salvación completa. La visión internacional debe fluir de ella, de lo contrario estará en colisión con la voluntad de Dios para nosotros personalmente y para el Ejército.

Cuando les escribí en febrero, terminé la información sobre mis viajes relatando un servicio del amanecer en Nepal. Desde entonces he tenido una visita prolongada, a Corea, reuniones en el cuerpo de Bedford (Reino Unido), ministerio en Suecia, Suiza, y el fin de semana de Pascua lo pase en el cuerpo de Sale, en Manchester. Cada visita provee ilustración tras ilustración de como Dios bendice a su Ejército cuando las personas levantan el nombre de Jesús, declaran con la gracia del Evangelio y mantienen la fe en la misión que nos ha encomendado. Las reuniones son tan diversas, las culturas son diferentes y la música es variada. Las personas escuchan la Palabra a través de diferentes medios y toman decisiones cambiadoras-de-vida. Las personas son salvadas. Las personas experimentan la bendición de santidad. Las personas una vez más se comprometen a servir a los que sufren, quebrantados, desposeídos y perdidos.

Puede ser fácil pintar una imagen brillante de todo lo que veo cuando viajo alrededor del mundo salvacionista. Es una bendición indescriptible el ver realmente lo que Dios está haciendo de maneras prácticas y concretas. No se requiere una imagen mental. Pero también existen desafíos, ¡muchos de ellos! Ustedes los conocen muy bien, no sólo las batallas cuesta arriba del ministerio, pero también las montañas personales que parecen imposibles de escalar. No es fácil ver la vida con optimismo. Es más fácil decir sigue adelante que hacerlo. Pero, mis amigos, por favor retornen a las verdades eternas que hemos visto durante la Semana Santa y el Domingo de Pascua de Resurrección. Nuestro Señor que venció al sufrimiento está contigo, nunca te defraudara. Su victoria sobre el pecado y la muerte es la última palabra. El poder de su resurrección es tuyo para vivir diariamente de momento a momento.

Vive y sirve hoy día con la fortaleza del Señor. Aférrate con tenacidad a cada oportunidad. Se audaz en la esperanza.

Gracias por sus testimonios y por todo lo que hacen para decir al mundo que existe un poder en la sangre y en el nombre de Jesús.

Sinceramente,

Linda Bond
Generala

SOCIAL MEDIA